Testimonios

Familia Cueto Schiappacasse

El Jardin Infantil y Sala Cuna Pequeño Genio, es fabuloso, la atención de las tías, 100% de dedicación. Mi nieta estuvo desde los 8 meses y nunca supe de algún motivo de queja, por el contrario solo tengo palabras de agradecimiento tanto para la dirección como para todo el personal.

Definitivamente la mejor alternativa para los peques! Mi gordita está feliz en a su jardín y ahora preparándose para entrar al colegio!

Familia Latorre Villegas

"Como apoderada del Jardín Infantil y Sala Cuna Pequeño Genio, quiero dejar mi experiencia con dos de mis hijos: Catalina, que actualmente tiene 8 años y Matías con dos años y medio. Ambos han sido participe de un proyecto educacional que se caracteriza por entregar a los niños un ambiente cálido, cercano y que acoge las particularidades de cada uno de ellos.

Con mi hija que se inicio en sala cuna menor hasta llegar a nivel medio mayor, posteriormente al ingresar al colegio a su pre kínder y luego en las tardes (post colegio), siempre ella se sintió como en su casa, con un equipo de tías que le entregaron hábitos, enseñanza y por sobre todo, mucho cariño.

Actualmente con Matías, volvimos a recorrer este nuevo camino de aprendizaje, que ha sido de lindos momentos, dedicación, compromiso y preocupación por mi bebé."

Familia Artigas Núñez

"A partir de los siete meses mi hija Sofía ha tenido una buena acogida en su Sala Cuna Menor, recibiéndola cada día la tía con su mejor disposición, preocupada de que Sofía almuerce bien siempre preocupadoas de sus mudas y entregándoles cariño y dedicación.

Ahora mi hija tiene un año y seis meses en el jardín y va en Sala Cuna Mayor y nuesrtra experiencia ha sido muy buena. Allí aprendió a caminar y hablar. Ella entra feliz  a su jardín saludando con un ¡Hola! a todas las Tías.

La comunicación entre apoderados y tías es muy buena. Sé que están cuidando y educando bien a mi hija."

 

!!Gracias Tías!!

Familia Anes Carvajal

"Llegamos al Pequeño Genio en octubre del 2014. Alonso tenía 8 meses y ya era hora de volver a trabajar. La adaptación fue lenta y complicada, el gordo era muy regalón, pero la Tía Fabiola tuvo una paciencia de santa, aun recuerdo que decía “esto ya es personal, me voy a ganar al gordo”.

 

Y así fue, admito que me dio una cosita en el corazón la primera vez que lo vi estirarle los brazos feliz. Pero era un signo de que el gordo estaba cómodo y bien con las tías.

Es cierto que nuestros niños pasan más tiempo en el jardín que en su casa, pero gracias a las cámaras siempre he podido verlo. Vi a las tías dormirlo en brazos, algo que jamás hicimos en casa. Lo he visto correr, jugar, bailar y pelear. Alonso es un niño tierno, regalón, observador y preguntón, y mucho de eso se lo debemos a las Tias y al ambiente que se da en el Jardín.

Han pasado muchas Tías, pero las que han quedado en nuestros recuerdos son la Tía Katy, Tía Daniela y Tía Carolina. Capítulo aparte para la Tía Fabiola, que recibió  nuestro bichito y ahora vuelve a estar en su nivel, una tía con una vocación, paciencia, y sensibilidad increíble,

Alonso la adora.

Hemos puesto en sus manos lo más preciado de nuestra vida, y a lo largo de estos casi tres años sólo hemos confirmado que tomamos una buena decisión al elegir Pequeño Genio."

Familia Maluk Mesa

"¿Qué siento cuando escucho hablar del Jardín Infantil y Sala Cuna Pequeño Genio? Este lugar es parte de mi familia, es donde mis hijos han crecido y aprendido muchas de las cosas que hoy saben, aquí las Tías que yo he conocido sin duda alguna han entregado mucho amor a mis pequeños, le han tenido paciencia y han sido su refugio en momentos de frustración para ellos.

Doy gracias de ser parte de este gran equipo que se esfuerza día a día por que los niños sean felices y disfruten de las distintas etapas a las que se enfrentan en cada minuto de sus vidas.

Acá les enseñan a ser valientes, seguros de si mismo a tener amigos, le enseñan cosas buenas que pueden hacer y cómo mejorar lo malo, los preparan  muy bien para el siguiente paso…colegios.

Nos enseñan que como padres tenemos que estar presentes cada segundo y esto lo hacen a través de actividades y trabajaos que preparan con los pequeños y en los que los adultos debemos participar.

 

Llevo casi cinco años en el jardín y hasta ahora mi experiencia y la más importante la de mis hijos es la mejor pues el verlos llegar, abrazar a sus Tías, besarlas y sonreírles es señal que se sienten seguros y queridos.

Por eso aprovecho y agradezco a todas las Tías que han estado e la vida de mis hijos Elías y Luciano  gracias por todo pero sobre todo por la paciencia porque se cuán difícil es educar a un niño y más si no son sus hijos, gracias por el cariño que día a día se entrega, en fin gracias y ojala sigan educando a nuestros niños inspiradas en el amor.

Gracias a las tías: Fabi, Betsy, Carola, Andrea, Pilar, Laura, Pamela, Mariana, Maryorie, Marcela Damaris, en fin gracias a todo el equipo."

Familia Díaz Gonzalez

"Nuestro hijo Pedro Pablo estuvo en el jardín desde el año y medio, en donde siempre sentimos una cercanía importante con las tías (especialmente con la directora, a quien siempre vimos muy comprometida, integrada y cálidad tanto con los niños como apoderados).

En ese año y medio vimos como Pedro Pablo fue creciendo de forma integral y segura, convirtiéndose en un niño feliz, autónomo y confiado. Pedro Pablo egresó del jardín leyendo y escribiendo!!! Por lo que claramente ingresó al colegio que siempre habíamos pensado para él.

En los años en que fuimos apoderados vimos crecer tanto a Pedro Pablo como al jardín, en infraestructura, educación, calidad y preocupación de las tremendas educadoras y profesionales que tienen."

Familia Yañez Céspedes

"Familia pequeño genio, como familia Yañez Céspedes queremos expresar nuestro agradecimiento en su labor y dedicación educativa con nuestros pequeños, ha sido una muy buena experiencia desde sala cuna menor,desde la primera instancia que cuidan a nuestros tesoros más preciados  ya que siempre nos acogieron, siempre hay tiempo para conversar para nuestras aprensiones, dudas e inquietudes.

 

Como familia nos sentimos dichosos de haber llegado al pequeño genio ya que es una segunda casa para nuestra Emilia, dedicados a la estimulación y aprendizaje, respetando  sus tiempos y mañas de cada niño o niña, disfrutamos de verla feliz al llegar a su jardín y verla

compartir con sus compañeritos y sus tías, nos emocionan y nos enorgullece sus avances ,sus obras artísticas y que cada etapa sea en los tiempos correctos sin presiones y siempre jugando.

 

Gracias a todo el equipo que conforma el pequeño genio,por su entrega, cuidado y dedicación como si fueran sus hijos, nuestros

tesoros más preciados."

 Vero y Cele

“Con la enana llegamos a sus 5 meses de vida, cuando el fuero se acabó y debía volver a trabajar. No llegue por recomendación ni comentarios, sino que por instinto, había ido a otro jardín del sector y por casualidad pase por esa casita naranja que me llamo la atención. Toque el timbre, y apenas entre supe que era el lugar para mi pequeña. Me dieron toda la información y me explicaron el proceso de adaptación donde no sólo sería para ella sino que también para mí.

Por temas laborales tuvimos que retirarnos casi un año del establecimiento, pero por cosas de la vida retornamos a Viña y no dude un minuto

en reintegrarla al “Pequeño Genio”; cuando fui a inscribirla fue volver a casa, con sus tías, sus compañeros, con todo el cariño y comprensión que le han dado en todas sus etapas. Se fue con pañales y volvió sin ellos y con mucho que contar y hablar. Y ahí están siempre las tías, atentas

a ella, a sus locuras y cariño, para no sólo enseñarle y educar sino que también para contenerla como cualquier niño que extraña su

hogar y vive cambios.

Un jardín que no es una guardería, no es sólo un establecimiento educacional, es un segundo hogar para lo más importante y valioso que pueden tener los padres, y el “Pequeño Genio” me da la seguridad y tranquilidad que una como mamá necesita. Gracias en especial a la Tía Fabi que la recibió con su abrigo y boina roja, a la Tía Pili que ha visto sus travesuras y Tía Damaris, por ser como es ella, educadora y comprensiva. Hoy estoy conociendo a las nuevas tías, pero sé que son igual de buenas que las mencionadas porque por algo están en la casita naranja.”